ASPECTOS POSITIVOS DEL PISCICULTIVO PARA LA PESCA RECREATIVA

Este ejemplar de corvina, capturado en Torrevieja, es un efecto positivo de la presencia de granjas de piscicultura en nuestro litoral

    No podía creerlo cuando aquella mañana de mediados de marzo, Antonio Dols salabraba a bordo de la “ Pizca”, patroneada por Augusto Germán, un precioso y plateado pez que rápidamente identifiqué como Argyrosomus regius  ( cuerpo de plata regio) o corvina, ausente de las costas de Torrevieja nada menos que desde hacía 40 años. Tras una prolongada y hábil lucha, Lázaro Ferrández subía a bordo un bonito ejemplar perteneciente como sabemos a la familia de los sciénidos .
      Se celebraba en Torrevieja la primera manga de la Liga de Campeones 2006.
       Aquella mañana Lázaro estuvo de suerte, puesto que ante nuestros atónitos ojos fue subiendo a bordo uno tras otro hasta tres ejemplares de corvinas de un peso entre dos y medio y 3 kilos, con los consiguientes comentarios jocosos de los demás que no sabíamos si alegrarnos o tirar al protagonista al agua.
      Disfruté ciertamente fotografiando por primera vez estos soñados y maravillosos peces, pero mi dicha fue completa al percibir en mi fina Italcanna un brusco tirón seguido de una casi imposibilidad de cobrar ni un solo metro de la trenzada fireline del 0,23 con que estaba forrado mi Daiwa 9.000. Es más, tuve que aflojar algo el freno del carrete, para que aquel bicho no partiera la camada del 0,35 de Invisiline provista de anzuelos del 4 de Gamakatsu . El pez luchó bravamente en profundidad, dando repetidas carreras, pero poco a poco puede hacerme con el, tras 5 o 6 emocionantes minutos plenos de gozo y ansiedad, dada la relativa fragilidad de mi equipo y sobretodo de la pequeñez de mis anzuelos. Fue otra preciosa corvina que venía enganchada, apenas, de su blando morro, soltándose del anuelo al llegar a cubierta


    La corvina, hace unos 40 años, se pescaba a menudo en la rica bahía de Torrevieja. Uno de los últimos ejemplares fue pescado precisamente por mi compañero de barco Laureano Saura en 1967, siendo un veterano pescador, Ramón Blanco pescando dentro de la bahía el que consiguiera varios ejemplares entre 30 y 40 kilos.

    Esta especie no está incluida en el libro rojo de IUCN de especies amenazadas, pero por ejemplo el Gobierno Balear tiene prohibida su pesca en zonas protegidas por considerarla en peligro de extinción. Es incuestionable, por otra parte, la práctica desaparición de la misma en muchas zonas marítimas del litoral mediterráneo español, aunque sigue abundando en aguas de Mauritania, Huelva, Portugal y golfo de Gascuña (Francia), donde, por cierto, el 90 por ciento de los ejemplares de las capturas comerciales actuales están por debajo de los 2 kilos.

    Es curioso que el MAPA no la incluya en su lista limitando su talla mínima autorizada. Si que lo hace la Comunidad Cantábrica que la establece en 24 cm. Pero lo mas extraño es, que en Francia, la talla mínima autorizada sea de ¡12 cm! ¡Precisamente en una clase de pez que tiene su maduración- en aguas mauritanas- a los 4 o 5 años y 65 o 70 cm ( con 3 kilos de peso) y que puede alcanzar nada menos que los 230 cm y 103 kg de peso a los 14 años de edad....!

     Supe, poco después de aquel día de pesca, que recientemente empresas españolas, como la Conei Overseas, asociada a la hatchery Matrice francesa, donde inicialmente compraba los alevines de corvinas, tras pruebas de cultivo en Cataluña, había empezado la producción a escala industrial de la corvina con jaulas colocadas en el litoral del sureste español. Otra compañía murciana las cultiva frente a S. Pedro del Pinatar Hasta tal punto ha tomado relevancia este cultivo, que a finales del 2005 la producción total alcanzaba ya las 2.000 toneladas entre todas las empresa del sector.

     Al examinar cuidadosamente los ejemplares capturados me di cuenta de que sus aletas caudales estaban desflecadas o rotas, síntoma que también presentan como se puede apreciar en las otras fotos, las doradas o las lubinas escapadas de las jaulas flotantes de piscicultura situadas en las vecinas S. Pedro del Pinatar o Guardamar.

    La corvina es un pez de exquisito sabor, cuyo crecimiento es rápido en comparación con otras especies cultivadas, ya que alcanza un kilo de peso en 10 meses logrando, en las jaulas, los 3 kilos en dos años, mientras que la dorada o la lubina solo pesan 500 gramos a esa edad. Por ello se considera que con el pulpo, otra especie nueva cultivada y de gran rapidez de engorde, su acuicultivo tiene un gran porvenir.

     Suelta voluntaria de doradas en Guardamar en febrero de 2007


Suelta de 1000 doradas. Foto de Toni Sevilla en La Verdad
     

    La suelta voluntaria de ejemplares juveniles de especies marinas, para incrementar su presencia en aguas litorales, es practicada desde hace años en las costas del Japón. En España también se ha practicado, precisamente con la suelta de doradas, en la costa de Huelva. Esta técnica es conocida por los biólogos como "pastoreo"
    Es de alabar la iniciativa que ha tenido la empresa propietaria de la granja situada a pocas millas de Guardamar. Lo ideal ahora es que el pescador aficionado respete esta suelta de alevines hasta que al menos tengan el tamaño mínimo reglamentario.
     El caso de las corvinas y de las doradas pueden ser unos ejemplos de que no todo es adverso para el pescador en el tema de la proliferación de jaulas en nuestrio litoral. Todo depende de la elección, entre otras cosas, del lugar adecuado de implantación de las granjas, para que no tenga ejectos perjuiciales sobre flora y fauna del ecosistema local. Ver efectos adversos
    De hecho hemos comprobado tambíén, como otro efecto favorable: la concentración de pesca en la zona de las jaulas donde a menudo se suman otras especies de peces en busca de la comida que la corriente marina saca de las jaulas

Parte de este artículo fué publicado recientemente en Pesca a Bordo

     INICIO