NUEVA TECNICA PARA LA MÁS EXACTA LOCALIZACIÓN Y PESCA SOBRE PECIOS
Con la colaboración de J.M.Medina, patrón del "Avizor"

     Llevo largos años pescando sobre pecios. Inicialmente como he dicho en algún lugar de esta página, los localizábamos solo, mediante rumbo, distancia aproximada y señas o enfilaciones, por lo que solo podíamos pescarlos en los dias en los que edificios y montañas se divisaban con nitidez.
     Posteriormente utilizamos el Loran C, que en nuestra zona tenía un error de mas de 150 metros, por lo que la localización de pequeños pecios era aún algo problemática. Posteriormente a partir de los años 90 utilizamos el GPS bien conocido y preciso hoy día, pero que al comienzo tenía un error que a veces llegaba a los 60 a 80 m.
    En cualquiera de los casos, una vez hallado el pecio, lo balizábamos con una boya (en la que iba enrollado una línea del 70 y un buen trozo de plomo para fijar su posición) y dejábamos el barco a la deriva para averiguar la corriente y cómo se "aprovisaría" (según expresión local), el barco. Era y es, de todos modos, dificil fondear correctamente, cuando la corriente desplaza mucho la baliza mientras cae, o si la corriente y el viento son algo intensos o de direcciones encontradas. Entonces el comportamiento del barco y la dirección que toma no es igual fondeado o mientras deriva libremente, ya que la corriente también afecta al cabo de fondeo especialmente si éste es algo grueso.
    Todo ello hace, que la pesca sobre pecios, incluso hoy en día, sea una verdadera aventura, en la que, pese a la experiencia y tesón, el fondearse bien y pescar con resultados se convierte casi en una afortunada casualidad - y más hoy día en que los pecios están mas que "tocados" y esquilmados-. Además de todo ello, deberá el pescador estar dispuesto a perder muchos aparejos, así como también el ancla o incluso el cabo de fondeo.

   Nueva técnica

A la derecha, imagen de un barco hundido en 89 m. de sonda, cuyas estructuras se alzan, en este ecograma, por encima del fondo, hasta los 80 m. La imagen oscura corresponde al casco del carguero, con diferentes niveles.
A la izda "balizamiento electrónico". El pecio una vez recorrido por encima en zig-zag- línea tenue roja-se baliza con marcaciones en amarillo (letras a,b,c. en verde). La marca amarilla mas alta posición del barco en
en un momento que se le dejó derivar y la linea amarilla indica la dirección de la proa del barco para volver al pecio, indicando así la direccion de donde viene la corriente. En este caso, el pecio está colocado de este a oeste y la deriva iba del SE al NO
En la pantalla el norte está arriba y la amplitud de la misma recoge una superficie marina de 0,12 Mn X 0,12 Mn
La linea de flechas en azul marca el rumbo desde el puerto base al pecio

    El plotter y GPS de mi barco es de hace unos años y no tiene la precisión y tecnología actuales, que localizan la situación de los pecios, a menudo con error menor de una decena de metros.
    Fué a bordo del "Avizor", dotado de un aparataje mas moderno, y patroneado por mi experto amigo José. M. Medina, cuando tuve ocasión de aprender la nueva técnica que he explicado brevemente con la imagen colocada mas arriba.
    Una vez localizado el pecio, se recorre para averiguar donde está la proa y la popa ( quiero decir donde empieza y donde termina el barco hundido), balizando así los dos extremos y la parte central . Con esto tendremos exactamente la dirección en la que yace en el fondo. Si se quiere afinar mas, despues se puede atravesar y marcar también con dos puntos la manga (o el ancho de la imagen del costado en el que reposa en el fondo). Asi siempre sabremos, cuando nos fondeemos, si estamos encima o muy próximos al menos a la estructura del pecio.
    Una vez "balizado electrónicamente", nos ponemos en la vertical del pecio, sin máquina, durante unos minutos, marcándose así en la pantalla del plottter, la deriva que experimenta como consecuencia de viento y corriente. También, con un poco de práctica, se puede averiguar si es o no intensa y si va a valer la pena fondearse o no, ya que con corriente intensa o viento fresco perpendicular al pecio, estaremos condenados a no poderlo pescar, ya que nuestros aparejos, aunque estemos fondeados encima del pecio, irán a parar fuera de él, siendo mucho mas dificil el lograr una buena pesquera.

 


A veces vale la pena tanta molestia. Mero dentón de 6 kg y pargos de 1 a 2 kg junto a besugos y serrano

INDICE