LA PESCA DE UN ATUN GIGANTE A BORDO DEL "TESORO "
   

  Aquella mañana de mediados de junio, Pablo García, Vicente Rodriguez y su compañero Fernando, provistos de varias cajas de jureles pequeños, y de la licencia correspondiente para la pesca del atun sin muerte, decidieron ir de nuevo en busca del atun gigante.
    Semanas antes, habían participado en una jornada de PESCA SIN MUERTE Y MARCADO DEL ATUN, organizado por el Club Nautico de Santa Pola, y por la Alianza de Pesca Española Recreativa Sostenible (APERS) (como nombro en otra seccion de esta web).
   Aquel dia, hacía un par de semanas, se divirtieron de lo lindo, pescando , marcando y soltando , dos enormes atunes .
   Asi pues, se dirigieron a la zona en la que los habían encontrado dias pasados.Pero esta vez, decidieron pescarlos con cebo vivo. Por ello se detuvieron un buen rato encima de un pecio situado a unas millas al Este de Tabarca, y posteriomente en otro conocido pesquero, donde hicieron un buen rancho de jureles vivos y alguna caballa
   Una vez llegados al caladero, donde había otros colegas pescando al atún, en una sonda entre 140 a 180 m , calaron 3 cañas con jureles vivos , situándolos con ayuda de plomo, y globos, para separarlos del barco , para que pescaran en 50, 75, y 30 m. de profundidad. Uno de los tripulantes se encargaba de tirar como anguado, trozos de jureles de una manera casi continua, mientras el barco derivaba con la corriente y la marejada
   Precisamente la caña que pescaba a 75 m, de pronto se incurvó al tiempo que la línea salía del carrete a gran velocidad.

   Pusieron el barco en marcha para orientar la linea por la popa, dando arrancadas cuando el atun se dirigía el atún hacia el barco, o girándolo con objeto de de tener siempre la linea tensa . Previamente otro de los tripulantes retiraba las otras dos cañas para evitar enredos
   La faena fue larga y divertida hasta que pudieron ponerlo casi al costado del barco como verán en las siguientes imágenes

  

    Despues de 4 horas de lucha poco a poco lo trajeron al costado del barco , y luego por la portezuela de la popa, lo subieron a bordo. El atun llegó medio muerto y además iba cla vado precisamente en un un gran anzuelo japones incurvado hacia adendro, que facilitó en esta ocasion , que el mismo se clavara en el interirior de su boca, ( lo qu hizo mas dificil el poderlo desanzuelar )


Gancheándolo de la boca para no lisiarlo


    Con gran esfuerzo y alegría lo subieron a bordo, donde al comprobar que el atún estaba muerto, dieron el parte al que obliga la disposicion , y pusieron proa al puerto
 
INDICE