LA PESCA DEL GALAN
    El raor o galán Xirrichthys novacula es un pez precioso perteneciente a la familia de los lábridos. En nuestra área es poco conocido, encontrándolo el buen aficionado en zonas muy precisas que de ordinario se reserva y que quedan desconocidas para la mayoría de los demás pescadores
    En Torrevieja lo pescamos en pleno agosto, y en el mes de Septiembre. cerca de la costa, durante las primeras y frescas horas de la mañana, antes de que el sol implacable de este caluroso verano alicantino nos obligue a retirarnos del mar en búsqueda ansiosa de la refrescante cervecita que nos espera en la barra del club. 
    Esta pesca tiene además el aliciente de que los peces que buscamos, los galanes o raores, tienen tan exquisito sabor que sus precios en el mercado, donde apenas aparecen, alcanzan cifras desorbitadas de casi un centenar de euros/ kg.

Véase, el bonito colorido de la cabeza de un galán adulto, macho, y sus afilados dientes

     Técnica de pesca.
    Localización.-El galán busca los fondos de aguas tibias, de arena limpia, donde se entierra hábilmente en caso de peligro, cerca de praderas de posidonias o fondos coralígenos. Es el único de los lábridos o “peces roqueros” que tiene su hábitat sobre la arena. Por ello tendremos que buscarlo en esta clase de fondos, en los meses estivales, en profundidades que oscilan para nuestras aguas entre los 7 y 16 metros. Durante el invierno se halla en profundidades de hasta 50 metros siendo su pesca casi excepcional. Para la localización del raor nos serán necesarios un conocimiento muy grande de los fondos marinos, la búsqueda sistemática en fondos arenosos próximos a la costa o la información de veteranos que de ordinario guardan celosamente sus sitios preferidos.

   Metodo.-Se pesca a la deriva o a la “ronsa” con objeto de arrastrar lentamente por el fondo nuestras finas camadas provistas de cebo. Así detectaremos la zona mas querenciosas sobre la que volveremos una y otra vez cuando los toques cesen. Serán menos productivas las mañanas de calma total (pues se explorará menos terreno), o los días de mucho viento o intensidad de la corriente, que harán que nuestros cebos “vuelen” sobre el área que frecuentan, sin contactar con el fondo donde a veces están enterrados.

   Cebos: Nosotros lo pescamos con trocitos de lombriz tita o coreana, o trozos de gamba o quisquilla muy pequeños, dada su minúscula boca. Algunos pescadores lo capturan cebando con trocitos de calamar o sardina.


Es frecuente hacer dobletes cuando se pasa por una zona rica. Ver las camadas muy largas y finas que arrastran por el fondo


   Aparejos: Empleamos cañas sensibles o volantines de mano con línea fina del 0,50 con terminal formado por sedal del 0,30 y dos únicas camadas del 0,18 o 0,20, de unos 30 cm de largo provistas de anzuelos del 9. Las camadas nos gusta engarzarlas en pequeñas bolitas (cros-bead) de 4 orificios para que dada la finura del nylon no se enreden al subir o bajar. Se disponen de tal modo que los cebos vayan deslizándose por detrás de la pequeña nubecita de arena que provoca el plomo al ser arrastrado por el fondo. El plomo a emplear, dada la poca profundidad, basta que sea de unos 30 o 40 gramos
Otra clase de aparejo
, menos utilizado entre nosotros, termina en una varilla de alambre de unos 40 o 50 cm. con plomos pequeños en sus extremos. Esta cuelga del extremo del sedal mediante dos trozos de nylon de unos 40 cm formando así un triángulo cuya base es la varilla que arrastrará por el fondo.


Para desanzuelarlos, es mejor utilizar un trapo dado lo escurridizos que son y sus afilados dientes
    Acción de pesca: Se pesca como hemos dicho a la deriva. La picada de los galanes es franca y decidida y alguna vez incluso se clavan solos, si los anzuelos son pequeños y muy afilados. Por su puesto que un tirón en el momento oportuno facilitará su captura. La única y muy importante precaución durante la acción de pesca es ir cediendo sedal a medida que el barco deriva, con objeto de que el plomo contacte siempre con el fondo.
Su defensa es valiente y pese a su tamaño da gusto hacerse con ellos.


Un buen "rancho" de galanes. Las hembras son mas rosadas y pequeñas, los machos algo verdosos. En el centro un poda o "tapaculo" (Bothus poda)

INDICE