La Iglesia actual aún sin torres. Finales del siglo XIX