DIA A DIA DE LA PESCA EN NOVIEMBRE
    Una muestra de la actividad pesquera recreativa a primeros de noviembre
    

    Aunque con bastante menos capturas que otros años, sigue la pesca del calamar, ya de un tamaño de unos 400 gr, los mayores
    Ese día habíamos en la zona 10 o 12 barcos y el promedio aproximado de capturas, por lo que nos decían, y llevábamos a bordo, era de 3 a 5 calamares por barco.
    El día era esplendido, propicio para ellos y parecían haber calamares en la sonda, mezclados con abundante morralla. Alguien dijo, que el día antes había faenado, precisamente en esta área, un barco arrastrero. Cosa que no me extraña, pues hace un par de semanas, otro arrastrero nos pasaba a menos de 50 metros por tierra de nosotros. Ello pese a que son aguas prohibidas para ellos, con menos de 50 m. de sonda

    Arriba Luis, el patrón, con una sepia de medio kilo. Es preciso manipularlas con precaución , cogiéndolas del cuerpo o del cuello, bien firmes, porque tiene una boca dotada de un pico córneo, peligroso. Bajo, aspecto parcial de la sonda, que muestra un fondo rocoso con pescado en el fondo e imágenes, cerca de él, sugerentes de ser calamares
     Dada la escasez de calamares, decidimos intentar pescar lecholas al jigging en un sitio querencioso de ellas. No las encontramos, pero tras los jiggs, a las pocas lanzadas, aparecieron un bando poco numeroso de hermosas lampugas, que nos dieron un buen rato de emociones, al tener ya un peso que sobrepasaba el kilo y los 58 cm la mayor parte de ellas. Bajo una bonita imagen de una de ellas, a punto de izarse a bordo . Bajo a la derecha, aspecto dorado que presentan recien salidas del agua
  
      Las lampugas, o dorados ( Coryphaena hippurus) que tienen un periodo de freza de enero a agosto, segun las aguas, han crecido en poco tiempo desde un tamaño de 30 cm y 300 gr. aproximadamente, que tenían a finales de agosto en nuestras aguas, hasta los 48 cm y 1´200 que tienen en la actualidad.Pueden alcanzar 2,10 de talla y 40 kg de peso,( pulse aquí) sobre todo en aguas oceánicas, hacia donde emigran los ejemplares adultos. Viven mar a dentro, pero se mantienen de ordinario entre 10 y 15 metros de la superficie, donde cazan especies pelágicas como el pez volador , una de sus presas favoritas, aunque se alimentan también de especies bentónicas y de calamares.