DIA A DIA DE LA PESCA EN JULIO
     Pescando sobre un pecio
     Aquel día nos preparamos bien. El parte daba muy bueno, (como así resultó), y el pronóstico de la corriente, como verán mas abajo, era satisfactorio si uno no se alejaba demasiado de la costa. Por ello madrugamos, nos pertrechamos de cañas adecuadas, de un montón de aparejos y plomos, previendo los enganches y roturas, llevando de cebo, alacha, sardina y calamar.
     Y pusimos proa al vapor cuya localizacion teniamos procesada desde el 88 en el que a bordo del Chambel, lo pescamos por vez primera, haciendo una memorable jornada de pesca.
   No esperábamos los resultados de aquel día (pargos de 3 o 4 kilos y besugos que pasaban alguno de los 2 kilos, para asombro de los colegas de entonces...), pero tampoco esperábamos, para ser sinceros, una media" porra" como la que casi nos merendamos este día a finales de julio del 2015. En él solo logramos 3 piezas buenas , mucho jurel, besugos pequeños y tres colas) .
   Con el agravante, de un montón de aparejos perdidos, y de nuevo- como en otras ocasiones-, las piezas mejores, que picaron con cebo vivo, las perdimos, por enganches o roces de la linea con el pecio.  
Bajo, parte de la pesca del primer día que pescamos este pecio. Primavera de 1988

    En resumen una mañana entretenida, muy buena mar, muy trabajosa, y algo frustrante (dados lo que da de si de ordinario un pecio, y las ilusiones que llevábamos).
   Pero un clarete de Rueda y media botella de Ribera del Duero y un buen ambiente, también cuentan para redondear un día de pesca....Vean unas imagenes de ese día.
   Arriba, detalle de la corriente marina prevista para el dia 29 de julio. Pulse para ampliar . ( Ver la direccion de la pagina de las corrientes previstas, en el indice en el apartado de direciones y pronostico del tiempo) Ese día teníamos una muy ligera corriente procedente del NE, pero no , la intensa del SO que estaba prevista a mas distancia de la costa.
    A la derecha, imagen del pecio con sus huecos azulados y el fondo en el que yace. Por arriba una prometedora imagen de peces , en blanco, que resultaron ser besugos, molleras jureles y besugo pequeño
    Arriba dos verrugatos de fango (con el típico barbillón que lo diferencia entre otras cosas de la corva o corvallo, otra especie de la misma familia de siciénidos a al que mas se parece).Pulse para ampliar Estas dos piezas y una chopa azul de buen tamaño y jureles negros de 400 gr, fueron las mejores piezas
   La "pesca" excepcional que logramos, la tuvimos despues de bregar, cerca de media de hora, David y Antonio, para soltarnos del pecio (ello pese a la "ligá" entre arganeo y anilla entre los brazos del ancla) .Trabajosamente nuestro molinete, elevó nuestra ancla en la que venía liado un cabo - que habría perdido otro colega pescador de pecios (seguramente hace poco)-, con 8 o 9 metros de cadena- que podremos utilizar para otros fondeos en otros barcos hundidos...... La cadena venía sin su ancla. Probablemente ésta quedó enrocada en el pecio, cediendo el grillete o la anilla de sujección.
    En resumen: los pecios, hoy día, te dan muchos sin sabores, aunque de vez en cuando también emociones y alegrías
    Vea si no, la pagina de esta web " 25 años pescando sobre barcos hundidos" Pulse aquí

    Una hermosa dorada
    

Esta dorada fue capturada por nuestro habitual compañero de pesca al volantín, a bordo del Gintonic, Jaime Martinez, haciendo, esta vez, pesca submarina en 7 metros de sonda (Pulse imagen para ampliar)
 
    Un precioso dia de pesca

Un gran pargo, pescado por David a bordo del GINTONIC. (pulse imágenes para ampliar)
    Aquel día a mediados de Julio, todo salió bien. El pronóstico era favorable, la mar estaba casi en calma y con viento dominante del E de fuerza 2 ( hubo incluso 1casi todo el tiempo) a 3.El único inconveniente que teníamos era que queríamos pescar en mas de 100 m de sonda y el pronostico de la corriente no era bueno.
     Lo que hicimos , antes de ir mas fuera, a unas 5 millas de la costa. calamos un " rodaor" o baliza.(Esta vez , en forma de botella de plastico dura, de unos dos litros, y pintada de rojo, en la que iba arrollada linea del 70, poniendo al final de la misma un gran plomo, largando dos o tres metros por encima de la profundidad existente ). La botella una vez fondeada se orientó marcando una leve corriente del NE, en contradicción del "parte" que la daba intensa del 210º. Para mas certeza, pusimos el barco junto a la baliza y esperamos 5 o 6 minutos, durante los cuales apenas se separó el barco, de la misma. Esta vez el pronóstico de corriente era inexacto, como pudimos comprobar ya fondeados en el pesquero elegido
    Preferimos hacerlo así, como antaño, en vez de balizarlo electronicamente-que tambien se puede- en la pantalla del GPS.
    Una vez llegado al pesquero y fondeados con precisión en la mancha elegida, (con ayuda de nuevo de la baliza), al poco, en su primera calada, emoción a bordo, pues el patrón había clavado algo gordo que se resistía tenazmente a dejarse subir. Tras unos minutos de faena y ansiedad, resultó que ¡era un "gallo pedro"que sobrepasaba en tamaño nuestro gran salabre. Ver bajo
   El Gallo Pedro o pez de S. Pedro, (Zeus faber) puede alcanzar los 90 cm y los 8 kilos de peso, pero lo correinte es que no sobrepase los 40 cm. Este tenía 54 cm y unos dos kilos de peso o más . Como es generalmente conocido, el nombre viene de la marca negruzca que tiene en su cuerpo, que según leyenda, la dejó S.Pedro al coger el pescado para sacarle de la boca, una moneda de oro para pagar los tributos al César (Al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios, que diría su maestro Jesús)
    Había mucho pescado, sobre todo besugos de la pinta, (pagellus boraveo) mas bien pequeños y muchos jureles alguno de los cuales como el que muestra Jose Luis, estaba por encima de los 3 cuartos y de una talla de 44 cm.


    

A la derecha, arriba, el que cogimos,(con el morro roto al descolgarse ya a bordo), es el jurel blano o trachurus mediterraneus . Bajo de él, (foto M.Arias) jurel negro o chicharro trachurus trachurus. El jurel blanco según Wikipedia, tiene su cuerpo más aplanado lateralmente que el otro. Para diferenciarlos, los cientificos utilizan, dada su gran semejanza, el número y forma de las placas escamosas que ambos presentan a lo largo de toda la línea lateral. El jurel mediterráneo presenta entre 78 y 79 placas escamosas, frente a entre 69 y 79 del jurel común,   además en el jurel mediterráneo son sensiblemente de menor tamaño las placas.   Puede llegar a alcanzar , el jurel blanco, una longitud máxima de 60 cm
    Tuvimos ademas enganchados 2 o 3 peces tremendos que tras cortas faenas, rompieron limpiamente nuestros aparejos del 0,5 mm; alguno de los pescados, por su comportamiento, los catalogamos de congrios . A todo esto, cerca de nosotros, vimos los lomos de varios atunes gigantes comiendo en superficie. ! El Mediterraneo a Dios gracias , aun está vivo!

    David, que ese día estaba de suerte, clavó además, un par de brótolas como las que muestra a continuación, alguna de las cuales -la mas pequeña-, vino en un triple con besugo y jurel. La mayor estaba por encima del kilo
    Bajo, Antonio, nuestro veterano compañero de tantas pesqueras, con una buena gallina o cabracho
   Arriba a la derecha, lo que creo que es una formacion coralina de acantilados submarinos profundos llamada Montipora laminar que salió enganchada en un anzuelo . Dentro venía un pequeñisima cria de langosta que al cogerla para echarla al mar, se me deshizo entre los dedos. Ver fotos ampliadas
 
      Antes de que amaneciera ese dia de primeros de julio, provistos de lombriz beta y tita, fuimos a probar los mabres. La verdad es que el día no era muy propicio. La luna esta ya en menos de cuarto menguante, había mar con olas de mas de medio metro y soplaba algo de norte, y había corriente del mismo signo. La deriva era pues demasiado rápida. Tampoco quisimos fondearnos, ya que el mabre estaba muy escaso y los toques muy ocasionales. Bajo unas cuantas imágenes de la primera parte de la pesca de ese día
   Arriba un pez ballesta (balistes carolinensis) de mas de kilo, conseguido con los primeros claros de día, que ofreció una buena defensa. A la derecha una pareja, del puñado de mabres conseguidos. Pulsen imagenes para ampliar
     Antonio, nuestro compañero, me prreguntó si el pez ballesta o escopeta, era comestible. Le dije que sí, que yo lo había comido, pero que pescado en otros paises, como el golfo de California, el Caribe etc, podía ser tóxico, produciendo una enfermedad llamada ciguatera. Pulse aquí
    Arriba a la izda, Antonio con una sorela hembra de mas de medio kilo, A la derecha arriba, sorela hembra, bajo, sorela macho de unos 600 gr. Vea la carcteristica "barba negra" y el morro negruzco de los machos adultos

Un modesto rancho de sorelas, soreles, mabres y alguna choa (en primer término)