PESCANDO CON MIS NIETOS
   ! De casta le viene al galgo...¡
   
( Esto lo añade el autor de la web. Pero reproduzco bajo, el comentario del autor, Miguel Cuervo, acompañando a la nota y al posterior artículo del mismo, porque encierra "un rato" de experiencia

    "Unos días después de la llampuga y la aguja-ver mas abajo-(me cuenta Miguel) , mi nieto Guillermo, me acompañó con Vicente y Javier entrándonos esta bacoreta de 6,5 Kg. La sacó Guillermo y la gancheó Vicente mientras yo filmaba.Creo que mi nieto ya está suficientemente enganchado.Ahora tendrá que acostumbrarse a las porras. .."( ! Que todo hay en la Viña del Señor para los que practicamos este apasionante deporte..-añado yo-)
   

   PESCA DE AGUJA Y DORADO CON MIS NIETOS

Guillermo y Marco con una aguja imperial de 16 kg

    Aquella tarde salí con nietos, Guillermo y Marco, a curricanear a la caída de las 100 brazas a 350.En esta ocasión salimos de Santa Pola a las 16,30 horas al rumbo 130º poniendo el barco a 17 nudos con el fin de llegar al sitio sobre las 17,30.

   Dos millas antes, puse los 5 curris: 2 cañas a 100 metros , otras 2 a 40 y el carrete eléctrico con un plomo de 1,5 kg y el calamar plomado con 750 gramos a unos 50 metros del barco.


Su velocidad de curricán de altura esta en torno a los 8 nudos acelerando incluso algo en las vueltas
                        Antes de llegar a la caída, recién puesto el último curri, vi como algo atacaba a uno de los señuelos de la caña larga de estribor. Rápidamente mi nieto Guillermo, empezó a intentar cobrar, pero el carrete seguía saliendo. Al cabo de un rato apretamos un poco más el carrete, consiguiendo bombear aunque de vez en cuando, el carrete volvía a soltar línea, pero poco a poco y al cabo de unos 20 minutos, conseguí ganchear esta preciosa llampuga que pesó 9 kg

Miguel con un precioso dorado o llampuga de 9 kilos Pulse para ampliar
   

    Una vez puestas las cosas en orden, pues la llampuga una vez a bordo sigue dando que hacer, nos metimos en las 350 brazas, poniendo rumbo al Cantil. Cuando calculé que la isla de Tabarca la habría sobrepasado, hice norte y después W. para terminar la tarde por la isla y conseguir alguna bacoreta grande,cosa que no ocurrió,pero cuando hicimos norte y con unas 150 brazas de profundidad, o sea aún en la subida, notamos un fuerte tirón en la caña larga de babor, consiguiendo mi otro nieto Marco y con bastante esfuerzo  esta Aguja Imperial que pesó 16 Kg .

   Les di la enhorabuena a ambos pues estuvieron con afición y buenas maneras las casi seis horas de pesca, llegando a puerto sobre las 22 horas.


La aguja llevaba dos rémoras ventosa en las agallas   que después de fotografiadas fueron devueltas al mar
Foto y texto de Miguel Cuervo Arango.
Nota del autor de la pàgina: Muy agadecido amigo Miguel