1988 a 1992 Una época apasionante Hallazgo de 23 pecios
En este cinquentenerario del Club, he querido recordar, completando escritos ya publicados en esta web, aquellos felices años de pesqueras inolvidables hechas sobre barcos hundidos, descubiertos con paciencia y tesón

Arriba: Monserrate Lidon, Manolo Martinez, mi hermano Federico y yo, (protagonistas del hallazgo de la mayor parte de los pecios investigados en aquellos años ) con una sama hembra dde 13 kg del Vapor del "cacachué" Año 1985 . Pulse para amplar
   

   Hasta el año 1985 los únicos barcos hundidos que conocíamos los pescadores deportivos de Torrevieja eran el “Sirio” (aunque sobre esta tumba submarina jamás echamos un anzuelo), el del “cacahué” y los “del carbón” y del “cobre”. Un poco después, en 1986, el “Chambel” y luego la “Reme” pescaron por primera vez el “vapor de las naranjas” (a 5 Mn del Puerto de Santa Pola), descubriendo próximo a él lo que curiosamente se cree que es una locomotora sumergida.
  Sobre “el vapor del cacahué” y sobre “el de las naranjas” hicimos, durante un par de años, grandes pesqueras de samas, lechas, corvas etc. El llamado vapor “del cacahué” era en realidad el mercante “Ville de Verdún”, que con un cargamento de semillas de cacao, fue echado a pique por un submarino alemán en la Gran Guerra (1914-18). El caso es que semanas después de su hundimiento las playas próximas se llenaron de lo que la gente tomó por cacahuetes. Parece que aquí no hubo víctimas pues permitieron la evacuación del barco antes de hundirlo. No había empezado lo que luego fue una despiadada guerra al tráfico marítimo sin reservas.


Imagen doble del pecio del Vapor del "cacahué" o Ville de Verdún


     No conozco la historia de los otros barcos citados. En “el del cobre” se hicieron trabajos de extracción aprovechando el metal que lleva su nombre. Sus nombres verdaderos están incluidos mas abajo en esta misma página. Aqui en el mapa que presento, constan como se conocen en Torrevieja ..

     Otros naufragios en el área maritima de Torrevieja y Cabo de Palos

     La causa más importante de la multitud de hundimientos en el siglo XX en el área de Cabo de Palos, fue la actividad submarina de la flota alemana en la Gran Guerra (1914-18).
     Al principio de la contienda, la guerra naval se llevó a cabo según cierto código, digamos “humanitario”, evacuando a los tripulantes de los cargueros antes de hundirlos. Posteriormente ante la aparición de mercantes artillados (los célebres buques “Q” o barcos trampa) que disimulaban su armamento y cañoneaban y hundían al submarino cuando aparentemente la dotación del mercante lo había abandonado, “la Kriegsmarine” dió la orden a sus “unterseebooten” de hundir los barcos aliados sin previo aviso. Decenas de barcos fueron echados a pique por estos lobos de mar apostados en las proximidades de Cabo de Palos, zona casi obligada para el tráfico marítimo aliado con destino o procedente de Francia. En algunos de estos hundimientos no hubo supervivientes o estos fueron recogidos e internados en campos de concentración. El caso es que sea por la falta de información de unos y otros contendientes o por la falta de precisión de los medios de entonces, nunca se supo la situación exacta de muchos naufragios. Se sabe que en los 4 años que duró la Gran Guerra , la flota alemana hundió 18,7 millones de toneladas de R.B- más de 3.000 barcos-, de los cuales cientos de ellos lo fueron próximos a nuestras costas, pese a ser entonces España un país neutral.

Año 1917.Flotilla de submarinos alemanes acompañados de un buque factoria, en la bahía de Torrevieja. Probablemente fueron los responsables de multitud de hundimientos en nuestra zona y la de C. de Palos

      Investigando barcos hundidos

   En 1988, amigos pescadores profesionales de Torrevieja, como Antonio, Paco y Manolo Juárez, nos informaron de la presencia de posibles barcos hundidos, no cartografiados, frente a la costa de Cabo de Palos a Cabo de Santa Pola. Animados por las pesqueras conseguidas en los barcos antes citados nos propusimos su búsqueda.
    Fue una investigación paciente, constante e ilusionada por el resultado que intuíamos; interesantísima y difícil dados los pocos medios con los que contábamos entonces a bordo de nuestra embarcación “Chambel” un barco de madera de 8 m que navegaba a 8 nudos.
    La iniciamos M. Lidón, mi hermano Federico y yo y luego M. Gómez y Martínez Galiano -que fue quién dió el nombre de “Palmero” (el de su casa), al conocido también como “vapor de las gallinas”, hundido en 107 m de sonda al SE de Torrevieja-.
    Recogimos muchos datos de otros profesionales como “el Periquito” y el “Perín”, dedicados a la pesca de arrastre, que nos dieron distancias de radar hasta la costa, desde puntos en los que habían enganchado sus redes. Sospechaban que podría tratarse de barcos hundidos. El problema para nosotros era que no teníamos más que sonda y brújula a bordo como únicos medios para la localización de los hundimientos.

  Hicimos fotos seriadas y cruzadas desde todos los puntos salientes del litoral, desde el Cabo de Santa Pola al de Palos y desde algún punto de la mar determinado con exactitud (mediante el empleo de muchas enfilaciones), para situar así edificaciones que aún no estaban colocadas en el mapa militar que teníamos, y que luego nos serían indispensables para disponer de las enfilaciones necesarias. Averiguamos asi, mediante el conocimieto detallado de la costa, y de los accidentes geograficos situados en el mapa, las" probables" enfilaciones o "señas".    
      Trasladamos al mapa que presento las distancia de radar que nos proporcionaron los profesionales y situamos en él los posibles hundimientos de barcos. Con todo esto sabíamos aproximadamente, antes de salir a buscarlos, las "señas" que tendría cada barco hundido.
     Con eso, con el conocimiento de la profundidad en la que estaban (proporcionada por nuestros informadores) y con el rumbo calculado en el mapa, salimos a buscarlos


Bajo: Montes al Sur de Torrevieja, que junto con las fotos de los montes al Oeste y Norte de la costa de Torrevieja, nos servían de señas




1 Monte Escucha.-2.Atalayón o Junquet (Junquito).- 3 Farallón.- 4.Las mamellas o Cabezo de los Martínez 5 Isla Grosa.-6.La mamella de mas tierra en el golfetón de la isla. 6 b Junco 7.-Las “punchosas “ 8 Isla del Baróni (imagen algo mas oscura, esta dentro del Mar Menor.-.9.Es llamada localmente como la montañica 10.-Alto de la montaña del Sancti Spiritu

  Bajo: dos secciones de un enorme mapa del ejercito 1/50.000 en el que constaban edificios y accidentes geograficos y donde colocamos las distancias de radar suministradas y que, estudiado hasta la saciedad, nos ayudó a colocar los hundimientos . Pulse para ampliar .
  ( Como cosa anecdótica contaré que este gran mapa, ocupaba,en aquellos años, toda una pared de un anexo de la clinica oftalmologica de mi hermano, situada junto a la mía. Nuesta costumbre era que, a primeras horas de la mañana, antes de reconocer a nuestro enfermos, estudiar "reconocer" y transferir datos etc a dicho mapa )

 

Secciones del mapa miilitar (algo deteriorado por el paso del tiempo, disculpen) con los pecios hallados (con los nombres locales) .
Vea mas bajo los nombres reales, suministrados por el Lloyd´s y la Asociacion de Submarinistas de Murcia

    Y empezamos a salir ilusionados por la pesca que podríamos hallar sobre estos pecios. Fueron días de mucho navegar, a veces llenos de desengaños y frustraciones, pero otros encontramos barcos en los que gozamos como nunca, ya que hicimos pesqueras fabulosas. Una de las más notables la logramos en el vapor “de la Audiencia ” hundido a unas 17 millas de Torrevieja consiguiendo 34 pargos entre medio y 5 kilos junto con algunos besugos de dos a 3 kilos y chernas. Fue en este mismo barco cuando Augusto a bordo de la “Reme” hizo una pesquera fabulosa de 40 enormes pargos.


Primera pesca del "Chambel " sobre el Vapor de la "Audiencia" 1988 En ambos costados, junto a las bordas, besugos y pargos menores . Bajo aspecto parcial de la segunda pesquera en este mismo pecio

Pargos , chernas brótolas y alguna gallina
     
     EL VIAJERO de los hermanos Ramón y Joaquín Blanco fue el primer barco deportivo que instaló el radar a bordo. También hizo él, en aquella época, pesqueras de ensueño. Junto a los Blanco, en 1989, nos lanzamos a la búsqueda de pecios descubriendo para la pesca deportiva vapores como el que llamaron ellos “el canijo” (cerca de la “Audiencia”) dado su pequeño tamaño o “el del teléfono”. El verdadero nombre de éste es “Stanfield” y está hundido en el límite de la reserva de la Hormiga. Su peregrino nombre lo pusimos porque los datos proporcionados por Manolo Juárez me los trasfirió mi hermano “por teléfono” y lo investigamos en el mapa que hoy presento.
 
Parte de una buena pesca de los Blanco Lo que parecen dentones, al menos el del centro debe ser una sama de pluma (ver la aleta dorsal)

    Pronto otras embarcaciones como “El Pillo” con el Macoco e Ignacio descubrieron el vapor que lleva su nombre. La “Reme” se incorporó a la búsqueda “ destapando” entre otros el vapor de las piedras de “Corea” -a unas 5 millas por fuera de Tabarca-( que nosotros nominamoscomo el 48 por el numero de orden dre informacion recibida) pescando también “el vapor del asufre” cerca de la Hormiga.

   

   Descubrimiento del Vapor del ESPADA
     La historia de la 1ª pesquera (por cierto fabulosa), encima del “vapor del Espada”, tiene su gracia.
     Ramón y Joaquín Blanco habían descubierto unos días antes un vapor que quisieron que pescáramos por primera vez,( en un gesto de amistad que les honra), las tripulaciones del “Viajero” y “Chambel” juntamente . Al salir del puerto, nos dimos cuenta que el “Espada” nos seguía a toda máquina, por lo que variamos el rumbo navegando “por tierra” para despistarlo.
    Ya en aguas próximas comprobamos que había barcos pescando en el recien descubierto, vapor de Ignacio. Dada la proximidad de éste con el vapor descubierto por los Blanco,( QUE NO ERA OTRO MAS QUE EL LLAMADO LUEGO EL DEL ESPADA) decidimos dejar para otro día la pesca sobre ese nuevo vapor para “no levantar la liebre”. Nuestra sorpresa y “mosqueo” fue ver, que el muy ladino del “Espada” que no había perdido nuestro rastro, daba vueltas y se fondeaba a un par de millas antes de llegar al vapor de Ignacio. Al principio pensamos ¿Será posible...? Luego, al verlo un rato fondeado, tuvimos la certeza !Lo había descubierto el muy zorro! Levantamos rápidamente el hierro y nos largamos para allá. Cuando llegamos, con una sonrisa socarrona nos dijeron que llevaban ya !3 besugos de de 2 a 3 kilos y un pargo de cerca de 4!


Pesquera posterior sobre el Vapor del Espada. Gallos enormes brotolas y algun pargo


    Hoy día gracias a la colaboración de muchos y los hallazgos de otros, tenemos localizados 23 hundimientos en profundidades que oscilan entre los 45 y los l80 m.

Nombres autenticos de alguno de los pecios hallados
    Según datos de la : Compañía Lloid´s, y procedentes de A. Rojas Penalva (http://club.telepolis.com/elmercurio/sirio.htm) y de la Asociacion de submarinistas de Murcia, alguno de los barcos hundidos en la zona de Cabo de Palos son:
     Minerva .
Hundido en 1899 en el Bajo de Fuera. Sus restos se encuentran a una profundidad de entre 30 y 50 metros, junto al islote de la Hormiga.
     North America .
Hundido en 1883 en el Bajo de Fuera. Sus restos se encuentran a más de 45 metros de profundidad, reposando sobre el costado de babor cerca del anterior.
     Primo .
Vapor italiano hundido el 17 de diciembre de 1916 en las Hormigas.Ser hicieron trabajos de extracción en 1940.
     Atlantic City .
Vapor norteamericano hundido el 12 de septiembre de 1917 a tres millas al Sudeste de las Islas Hormigas. Se encuentra a 100 metros de profundidad.
     Gilsa.
Vapor noruego hundido a cuatro millas de las Hormigas el día 10 de enero de 1917. Se encuentra también a unos 100 metros.
     Urd.
Vapor inglés que se hundió el 12 de septiembre de 1917, como el Atlantic City, y a unas cuatro millas al Sur de las Hormigas. Está a una profundidad de 100 metros.
     Lillia Dubild .
Vapor italiano naufragado el día 13 de octubre de 1917 entre El Estacio y la Isla Grosa, a tres millas de la costa. Se hundió en 35 metros de profundidad.
     Dospina Michalinos .
Vapor griego que se hundió un día después, el 14 de octubre de 1917 entre las islas Grosa y Hormigas a unos 70 metros de profundidad.
     Doris .
Vapor italiano hundido el mismo día cerca del anterior.
  Nitza . Vapor griego hundido también en las Hormigas.
     Wilmore .
Vapor americano que naufragó el 10 de septiembre de 1917 a cuatro millas al Sur de las Hormigas y se hundió a 90 metros de profundidad.
    Stanfield
   Desconocido .
Un vapor francés de nombre desconocido se hundió en octubre de 1918 a 12 millas de Cabo de Palos y a más de 100 metros de profundidad.
     Carbonera .
Buque de carga de carbón, hundido en la primera guerra mundial a una profundidad de entre 35 y 45 metros.
  Kansega .
Vapor inglés hundido a 1 milla al Nordeste de las Hormigas a unos 60 metros. En 1940, otro vapor italiano realizó trabajos de salvamento del Kansega y del Primo.
     Monte Toro .
Vapor español que se hundió el 7 de agosto de 1937 en la Laja del Farallón de la Isla Grosa.
     Isla Gomera .
Buque de carga, popularmente conocido como Naranjito por su carga de naranjas, hundido hacia 1950. Se encuentra a una profundidad de entre 27 y 44 metros.
     Turia .
Vieja embarcación de minas de madera, hundida en 1999 por la Marina española.Se encuentra entre 27 y 33 metros de profundidad.
     Sirio :
Trasatlántico hundido en el bajo de la Hormiga.4--8-1906 .
Ville de Verdún :
Hundido por un submarino alemán a 4 millas de la playa de la Mata, en 54 metros de sonda. Es llamado localmente “ el vapor de los cacahuetes

 

     FAUNA MARINA EN LOS PECIOS
     En todos ellos existe toda clase de vida marina con sus depredadores( congrios, morenas, brótolas, chernas, samas, y ocasionalmente hasta alguna tintorera).El escalón siguiente de esta pirámide alimentaria lo forman las corvinas, verrugatos, mólleras besugos, tres colas y otros peces más pequeños que se nutren de la riqueza del zoopláncton, creada por las corrientes ascendentes que fluyen en torno a los hundimientos y que llevan abundantes nutrientes que generan plancton vegetal, soporte de toda la vida marina. Este hecho, y el haber permanecido años y años sin predación humana, ha producido una eclosión de vida.

   FONDEO

   Las anclas que utilizamos son rezones con brazos algo flexibles que nos permiten desengancharnos en caso de enroque y que, además, van entalingados por la cruz en vez de por el arganeo, sujeto e ste a la cadena por una ligada. Siempre balizamos previamente el pecio antes de pescarlo. La boya nos ayuda a saber la dirección de la corriente por la estela que esta deja y además nos facilita el fondeo sobre el vapor.

   En cuanto a los aparejos a utilizar, en lo único que se diferencian de los normales de volantín, es en la colocación del anzuelo próximo al fondo; este lo ponemos alrededor de medio metro por encima de la plomada para disminuir los enganches por otra parte muy frecuentes.

    Una pesquera inolvidable sobre un pecio al este de C. de Palos

Mi hermando Federico con la mayor cherna registrada (incluso notarialmente) en este Club . Tenia 87 kg
    Aquel 18 de Diciembre de 1992 nos hicimos a la mar, mi hermano Federico, su mujer Aimée y Luis Eizmendi en la embarcación “ Le Mistral”, y Pepe el mecánico, Antonio Escudero y yo en el “ Chambel II”. Dejábamos el puerto de Torrevieja a las 7 de la mañana, con los primero claros del día, con brisa suave de maestral, con la mar en calma, y cargados de ilusión, rumbo a uno de los vapores descubiertos, distante de Torrevieja, a unas 19 millas y hundido en 115 metros de agua.

   Durante el trayecto, las eternas dudas: ¿ Habrá mucha corriente? ¿Nos dejará la mar?..Mientras navegamos amanece. El sol se eleva perezosamente del horizonte. Para calentarnos en esta fría mañana de diciembre tomamos unas copas y unos dulces navideños.

   Ese día se ven las “ señas” (enfilaciones), pero ya no son, como antes, imprescindibles ya que a bordo tenemos el G.P.S. y la localización del vapor está ya procesada. Por ello lo encontramos rápidamente. Más laborioso es el fondear con precisión dada la profundidad ( 115 metros ), la corriente y el viento existente. Habíamos averiguado que este barco, como otros existentes en la zona de Cabo de Palos, fue hundido por submarinos alemanes que operaban en esta área, durante la Primera Guerra Mundial.

   Nada más fondear, empezamos a coger besugo, que alcanza en estas aguas hasta 3 kilos. Aquí no quedan ya estos ejemplares, pero la pescas de besugo de 200 a 400 gramos es incesante. Los barcos, el “Chambel” y “Le Mistral”, están fondeados casi juntos. Se pesca con trozos de calamar y de alacha. Además se cala con cebo vivo (besugo de unos 200 gramos ) algún aparejo con cable de acero en busca de piezas grandes. El primero en clavar una fue a bordo del Chambel logrando sacar un congrio que dio en el peso 22 kilos.
     Al poco, emoción en Le Mistral, pues han enganchado también una pieza que tira como un demonio y no pueden despegar del fondo. Los vemos turnarse en la recogida del volantín; los oímos bromear entre nervios y emoción contenida y, tras quince apasionantes minutos de recoger y ceder línea, vemos que esta se separa de la embarcación y, de pronto, a unos l5 metros irrumpe bruscamente en la superficie calmada del mar, el c uerpo de un gigantesco pescado.

   Era una tremenda cherna. Nervios en los instantes finales, gancho dirigido a la enorme boca abierta y esfuerzos de Luis y Federico para meter a bordo un soberbio animal cuyo peso e n la báscula , fue de 87 kilos.
__________________________________________________________________________________________________________
    
Abajo una gran pesquera sobre uno de los ultimos pecios descubiertos, al este de C. de Palos, esta vez por el barco CALAS