DIA A DIA DE LA PESCA EN SEPTIEMBRE
  
   Nuestra primera lampuga de la actual temporada
   Lo destaco especialmente, porque este corifénido, desde unos años para acá, ha descendido tremendamente su poblacion, antes numerosísima, en estas fechas (pulse imágenes para ampliar)
   Foto superior: Arriba y abajo estorninos de una talla de 40 cm y peso de 500 gr. En el centro: arriba lampuga o llampúa de medio kilo y 50 cm. Bajo de ella, bacoreta de unos 40 cm y medio kilo de peso. Todos ellos fueron capturados pescando fondeados sobre un escollo submarino y mediante cebado . Bajo otras imágenes de ese dia de pesca

Lampuga y bacoreta

Estorninos
 
   A mediados de septiembre y a bordo del GINTONIC hicimos otra escapada en busca de grandes estorninos (scomber japonicus) en un enclave rico en ellos, hallado a primeros de mes.
   Esta vez fuimos allá una hora antes de amanecer, para fondearnos con los primeros claros del día, buscando también piezas mas grandes, pescando con vivos.
   Una vez localizados los estorninos en la sonda, se repitió la suerte del anterior día (ver mas abajo), pero en esta ocasión, yo diría (por su actividad a pocos metros de la superficie y por sus bruscos ataques), que estaban incluso mas agresivos y hambrientos y con un promedio de peso mas alto, pues la media oscilaba entre los 400 y 500 gramos para talla entre los 38 y 41 cm (como la vez anterior) por lo que de nuevo tuvimos una mañana muy divertida

   El dorso del estornino es de un color azul verdoso marcado de bandas sinuosas oscuras más o menos nítidas. Flancos y vientre plateado, con manchitas grises. Parte superior de la cabeza traslúcida. Puede alcanzar una talla de 50 cm .
  La caballa (scomber scombrus) tiene un cuerpo muy delgado con dos aletas dorsales separadas, con unas aletas pectorales cortas, y una aleta anal seguida de siete aletillas. Su coloración es azul oscura, con la panza blanca. Mide entre 25 y 45  con una talla maxima descrita de 60.0 cm
   Muchos pescadores confunden al estornino (también llamado por los pescadores tonino) con la caballa que  es más listada y el estornino más moteado . Vea bajo un ejemplar de caballa y un estornino en una foto de archivo


Arriba estornino, bajo caballa

Parte de la pesca de ese día en un capazo con agua del mar . Todos los ejemplares de un peso y talla muy semejantes
  

Pescando a bordo del BOTARATE

    Ese día fuimos invitados a pescar al curri en ese barco, por su actual propetario , mi gran amigo Cesar Martinez Montesinos, compañero de tantos buenos ratos y pesqueras, entonces a bordo de la embarcación CHAMBEL DOS.
    La mañana resultó entretenida, pescando un buen puñado de bacoretas cuyo peso oscila aún entre los 200 y unos 400 gramos, los nacidos en esta temporada . (Pulse imágenes para ampliar)
Arriba a la izquierda, el patrón César, con una bacoreta de medio kilo. A la derecha devolviendo al mar un atún de un peso semejante


    Lo que pudimos comprobar, sobretodo en aguas un poco mas profundas, es la abundancia, yo diría que extraordinaria, de pequeños atunes, que como es lógico volvimos al mar.
   Desde luego , es evidente que el atún rojo se ha recuperado y las injustas restricciones hechas por los organismos comptetentes, para con el pescador recreativo, consideramos muchos , que son ya improcedentes y que las cuotas asignadas para nosotros "para pesca sin muerte", que se agotan en un semana, son totalmente arbitrarias e injustas. Y no hablo del tamaño de capturas que me parece oportuno su limitacion en el peso de 30 kg (hasta que sean capaces de reproducirse)

  También pudimos constatar el crecimiento mas rápido de los atunes juveniles que saltan ya del medio kilo (e incluso , algunos, pescados por un colega que afirmaba que tenían ya cerca del kilo). Por el contrario, los bonitos escasean con relacion a otros años, y las lampugas (por ahora brillan por su ausencia) , como el pasado año
    Bajo. otras imágenes de ese día de pesca: Jose M.Linares con un atún que devolvió al mar


    Un día de pesca divertido
    Aquel día de primeros de septiembre decidimos ir a un caladero en el que hacía años lográbamos, en este mes, piezas realmente grandes. Por ello preparamos los aparejos para cebo vivo, y hasta lograr éste, pescariamos con caballas frescas.
    Asi lo hicimos, una vez fondeados, con los primeros claros del día, pescando además, con tres cañas con anzuelo pequeño para conseguir vivos.
   Pronto, en la sonda, vimos imágenes de manchitas rojas densas y aisladas que indicaban probablemente la presencia de sorelas o caballas. Iniciamos, alguno de a bordo esta pesca, cebando nuestreos anzuelos con trozos de sardina y /o langostino.

Estornino de cerca del medio kilo (pulse imagen para ampliar)

   Al poco el compañero David, lograba un gran estornino de un peso que calculamos que sobrepasaba el medio kilo y que con su potencia y quiebros ya casi en superficie , arqueaba y metía la puntera de su caña dentro del agua.
   Dejamos un par de cañas grandes con cebo vivo (conseguido en otra de las cañas pescando a fondo )y los 3 de a bordo despues de soltar por la borda pedacitos de sardina para anguarlas, nos dedicamos a pescar entre 10 y 15 m de sonda. Calculábamos la profundidad a pescar, segun las vueltas al reves, que dábamos con el manubrio del carrete,) dejando asi salir la línea precisa.
   Pronto estuvimos los 3 "clavados" y luchando con uno o dos grandes estorninos que a menudo se cruzaban, teniendo que hacerlo nosotros a bordo, para no liar las lineas

    Continuamos anguándolos con trocitos de sardina y vimos que de vez encuando ascendían casi a la superficie grupos de grandes estorninos, cada vez mas confiados y agresivos, comiendo sin parar de los cebos que le brindábamos, ahora con aparejos sin plomo.
    Durante mas de dos horas (hasta que dijimos ya está bien.) estuvimos liados con estos bravos animales que nos divirtieron (y dejaron molidos..) a esta ya añosa tripulación.. ! Hasta el punto que el patrón decía...! si es que no se almorzaba en este barco !
   Mi sorpresa es que junto a los estorninos salieron alguna grande sorela y unos pocos atunes, alguno ya de cerca del medio kilo, que se lanzaban al langostino sin recelo, al verlo caer blandamente hacia el fondo. Por supuesto e3stos pequeños atunes que fueron al agua..
    El tamaño y peso del pescado era muy uniforme en este banco, todos en torno al medio kilo y unos 40 cm de talla y comía de una marera agresiva y continuada. Por lo que la pesca resultó muy divertida, pese a que las grandes piezas que buscábamos brillaron por su ausencia. Vea bajo peso y talla media
   Arriba y a la derecha sorela macho y bajo estorninos todos de 38 a 41 cm. (Pulse imágenes para ampliar)

Parte de la pesquera del día

INDICE