LA PESCA SOBRE BARCOS HUNDIDOS

   Aspecto que presentan la mayoría de los pecios, que yacen inclinados sobre el fondo. La preciosa foto es gentileza de Fernando Ros(www.fernadoros.com).

    La pesca deportiva sobre pecios tiene unas características especiales, tanto por la riqueza de vida marina sobre los mismos, como por la técnica a utilizar en ella. Esto le confiere un gran interés
    Hasta el año 1985, los únicos barcos hundidos que conocíamos los pescadores deportivos de Torrevieja eran el "Sirio" (aunque sobre esta tumba submarina jamás echamos un anzuelo), el del "cacahué" y los "del carbón" y del "cobre". Un poco después, en 1986, el "Chambel" y luego la "Reme" pescaron por primera vez el "vapor de las naranjas" (a 5 Mn del Puerto de Santa Pola), descubriendo, próximo a él, lo que curiosamente se cree que es una locomotora sumergida.

 

A la izquierda, imagen repetida del vapor "Ville de Verdún". A la derecha, imagen del pecio llamado "de las naranjas" hundido a 5 millas de Santa Pola. La imagen de mas a la izda de este, está obtenida atravesandolo de costado. La de la derecha es a barco parado. Arriba de de él, había una red en la que tuvimos muchos enganches. Las zonas claras en el interior, son los huecos del barco

    Sobre "el vapor del cacahué" y sobre "el de las naranjas" hicimos, durante un par de años, grandes pesqueras de samas, lechas, corvas etc. El llamado vapor "del cacahué" era en realidad el mercante "Ville de Verdún", que con un cargamento de semillas de cacao, fue echado a pique por un submarino alemán en la Gran Guerra (1914-18). El caso es que semanas después de su hundimiento las playas próximas se llenaron de lo que la gente tomó por cacahuetes. Parece ser que aquí no hubo víctimas, pues permitieron la evacuación del barco antes de hundirlo. No había empezado lo que luego fue una despiadada guerra al tráfico marítimo sin reservas...

    A la derecha tipo de ancla de brazos flexibles y entalingada por la cruz y con una ligada en el arganeo, que utilizamos para pesca en los pecios

   
 

 

   
         
 

    Bonitas pesqueras conseguidas pescando sobre el Ville de Verdún, por el barco "Chambel", a los pocos años de descubrirse para la pesca deportiva. Solo íbamos allí en días claros, para que se vieran la enfilaciones ( no existía aun ni loran ni GPS), y con la mar casi en calma, dado que empleábamos una hora y media en ir al pesquero. Pescábamos al amanecer o al ponerse el sol, utilizando grandes alachas o caballas enteras para las samas o las seriolas.Abajo a la izquierda, un buen doblete de Antonio Ruiz a bordo de la embarcación "Quiqui" patroneada por Rate Lidón. Fué en el año 1988. Pesaron 12 y 13 kilos. La relativa abundancia en este pecio, durante el mes de Junio, probablemente era debida a que se reunían allí las samas para frezar.

Obsérvese las diferencias morfológicas entre las dos hembras de la izquierda y el macho de 14 kilos , a la derecha , conseguido por el "Chambel" en el mismo pecio

    No conozco la historia de los otros barcos citados anteriormente. En "el del cobre" se hicieron trabajos de extracción aprovechando el metal que lleva su nombre. Sus nombres verdaderos están incluidos en la lista que va al final de la página dedicada a naufragios proporcionada por la célebre aseguradora Lloid´s.
    
En 1988, amigos pescadores profesionales de Torrevieja, como Antonio, Paco y Manolo Juárez, nos informaron de la presencia de posibles barcos hundidos, no cartografiados, frente a la costa de Cabo de Palos a Cabo de Santa Pola. Animados por las pesqueras conseguidas en los barcos antes citados nos propusimos la búsqueda de estos otros.
   Fue una investigación paciente, constante e ilusionada por el resultado que intuíamos; interesantísima y difícil dados los pocos medios con los que contábamos entonces a bordo de nuestra embarcación "Chambel".
   La iniciamos M. Lidón, mi hermano Federico y yo y luego M. Gómez y Martínez Galiano -que fue quién dió el nombre de "Palmero" (el de su casa), al conocido también como "vapor de las gallinas", hundido en 107 m de sonda al SE de Torrevieja-.
   Recogimos muchos datos de otros profesionales como "el Periquito" y el "Perín", dedicados a la pesca de arrastre, que nos dieron distancias de radar hasta la costa, desde puntos en los que habían enganchado sus redes.Sospechaban que podría tratarse de barcos hundidos. El problema para nosotros era que no teníamos más que sonda y brújula a bordo como únicos medios para la localización de los hundimientos.
   Hicimos fotos seriadas y cruzadas desde todos los puntos salientes del litoral, desde el Cabo de Santa Pola al de Palos y desde algún punto de la mar determinado con exactitud (mediante el empleo de muchas enfilaciones), para situar así edificaciones que aún no estaban colocadas en el mapa militar que teníamos, y que luego nos serían indispensables para disponer de las enfilaciones necesarias.

    Bajo:aspecto parc¡al del gran mapa militar recompuesto, con parte de los 23 grandes pecios hallados en la zona comprendida entre
C. Santa Pola y Cabo de Palos. En rojo los pecios hallados la mayor parte de los cuales no no figuran en ninguna carta náutica

    Trasladamos a este mapa las distancia de radar que nos proporcionaron los profesionales y situamos en él los posibles hundimientos de barcos. Con todo esto, sabíamos aproximadamente, antes de salir a buscarlos, las señas o enfilaciones que tendría cada barco hundido.
    Y empezamos a salir ilusionados por la pesca que podríamos hallar sobre estos pecios. Fueron días de mucho navegar, a veces llenos de desengaños y frustraciones, pero otros encontramos barcos en los que gozamos como nunca, ya que hicimos pesqueras fabulosas. Una de las más notables la logramos en el vapor "de la Audiencia" hundido a unas 17 millas de Torrevieja consiguiendo 32 pargos entre medio y 5 kilos junto con algunos besugos de dos a 3 kilos y chernas. Fue en este mismo barco, cuando Augusto a bordo de la "Reme" hizo una pesquera fabulosa de 40 enormes pargos.
    EL VIAJERO, de los hermanos Ramón y Joaquín Blanco, fue el primer barco deportivo de Torrevieja que instaló el radar a bordo.

 

   

    Arriba, parte de la pesquera que hicieron los hermanos Joaquín y Ramón Blanco del "Viajero", -nuestros colaboradores en la busqueda de pecios en los años 1989 al 90-. La hicieron pescando sobre el barco "del carbón", hundido a 6 Mn al SE de la Grosa. A la izquierda otro "buscador de pecios" Augusto Germán: patrón de la "Reme" con dos enormes pargos, aún récords en Torrevieja, conseguidos en el "Vapor de la Audiencia" a unas 17 millas de Torrevieja y 10 de C. Palos

 

    También el Viajero hizo , en aquella época, pesqueras de ensueño. Junto a los Blanco, en 1989, nos lanzamos a la búsqueda de pecios descubriendo para la pesca deportiva vapores como el que llamaron ellos "el canijo" (cerca de la "Audiencia") dado su su pequeño tamaño o "el del teléfono". El verdadero nombre de éste es "Stanfield" y está hundido en el límite de la reserva de la Hormiga. Su peregrino nombre lo pusimos porque los datos proporcionados por Manolo Juárez me los trasfirió mi hermano "por teléfono" y lo investigamos en el mapa del que he hablado.
    Pronto otras embarcaciones, como "El Pillo", con el Macoco e Ignacio, descubrieron el vapor que lleva su nombre. La "Reme" se incorporó a la búsqueda " destapando", entre otros, el vapor de las piedras de "Corea" -a unas 5 millas por fuera de Tabarca- pescando también "el vapor del asufre" cerca de la Hormiga.


     La historia de la 1ª pesquera (por cierto fabulosa), encima del "vapor del Espada", tiene su gracia. Ramón y Joaquín Blanco habían descubierto unos días antes un vapor que quisieron que pescáramos, por primera vez, las tripulaciones del "Viajero" y "Chambel" juntamente . Al salir del puerto, nos dimos cuenta que el "Espada" nos seguía a toda máquina, por lo que variamos el rumbo navegando "por tierra" para despistarlo. Ya en aguas próximas, comprobamos que había barcos pescando en el vapor de Ignacio. Dada la proximidad de éste con el vapor descubierto por los Blanco, decidimos dejar para otro día la pesca sobre ese nuevo vapor para "no levantar la liebre". Nuestra sorpresa y "mosqueo" fue ver, que el muy ladino del "Espada" que no había perdido nuestro rastro, daba vueltas y se fondeaba a un par de millas antes de llegar al vapor de Ignacio. Al principio pensamos ¿Será posible...? Luego, al verlo un rato fondeado, tuvimos la certeza. !Lo había descubierto el muy zorro! Levantamos rápidamente el hierro y nos largamos para allá. Cuando llegamos, con una sonrisa socarrona, nos dijeron que llevaban ya !3 besugos de de 2 a 3 kilos y un pargo de cerca de 4! Hoy día, gracias a la colaboración de muchos y los hallazgos de otros, tenemos localizados 25 hundimientos en profundidades que que oscilan entre los 45 metros y los 200 m. de sonda.

 

    

Langosta pescada sobre un barco hundido por M. Dolores del “Picobelo”

.....

    En septiembre del 2002, una embarcación de este Club, la “Calas” patroneada por Antonio Sánchez y ayudado por un buen profesional del arrastre, Pepito Ruso, investigaron y hallaron un nuevo hundimiento localizado a unas 7 millas al este de Cabo de Palos y 112 m. de sonda
    Se sospecha, por la información facilitada por otros arrastreros, que en un área de unas 25 millas cuadradas entre las latitudes N 37º 35´ y N 37º40´ y las longitudes W 000º30´ y W 000º 35´ hay al menos 7 u 8 hundimientos. Esta zona corresponde, como ya se dijo en otro lugar, a una de las áreas de máxima actividad de la flota de submarinos alemanes en la I Guerra Mundial contra el tráfico marítimo aliado.


     Las pesqueras que consiguió el “Calas”, antes de ser “cazado” por otros barcos deportivos, fueron fenomenales. Besugos de 3 kilos, pargos, brótolas etc. Pero la alegría duró poco. 4 o 5 barcos procedentes del Club Náutico de Torrevieja, enterados de la localización del naufragio, ocuparon el pecio durante 3 días seguidos. Alguno de ellos incluso se mantuvo fondeado sobre el barco hundido mas de 12 horas seguidas aprovechando el buen tiempo. La consecuencia ha sido el casi total arrasamiento de la fauna que allí habitaba desde hace decenas de años. Una muestra de la misma es la foto que acompaña, en la que se pueden ver , aparte de pargos, besugos, y brotolas, una langosta y un mero dentón, capturado por A, Sánchez, que pesó 52 kilos.

     Actualmente, casi todos los barcos hundidos que visitamos, están sometidos a mucha presión pesquera por parte de la pesca recreativa ya que son ya conocidos por muchos aficionados. Con todo aún, de vez en cuando, se pueden hacer pesqueras entretenidas a base de congrios o brotolas, como esta que muestro, conseguidas por el barco "Chambel dos" pescando sobre un pecio a 10 millas de Torrevieja.

Vea si gusta la pesca en diversos pecios de la costa del sur de Alicante. Pulse sobre la flechao vuelva al Indice

INDICE